Un Otoño sin Berlín, estreno en cines el 13 de noviembre

Tras la mención especial a Irene Escolar en la 63. Edición del Festival de Cine de San Sebastián por su gran interpretación, el jurado joven del Festival de Nuevos Realizadores de San Juan de Luz ha otorgado a Un Otoño Sin Berlín el premio al Mejor Largometraje.

Además de ser la ópera prima de la directora zornotzarra Lara Izagirre, Un Otoño Sin Berlín también es la primera película, para el editor, el compositor y los productores entre otros.

Así mismo, este proyecto es una clara apuesta por la gente joven y la mujer. Más del 50 % del equipo está formado por mujeres, entre ellas la directora (Lara Izagirre) y la protagonista (Irene Escolar).

El estreno oficial en cines será el 13 de noviembre.

San Juan de Luz Premio Mejor Largometraje

Un Otoño Sin Berlín no pasa desapercibida

Este film que cuenta la historia de June, una joven que vuelve a su pueblo natal de improvisto para tratar de recuperar los lazos rotos con su familia y su primer amor, no ha pasado desapercibida en ninguno de los festivales por los que ha pasado. Pero sobre todo ha calado en el Festival de Nuevos realizadores de San Juan de Luz. El jurado y el público francés han sentido una gran admiración por esta película rodada entre Amorebieta (Bizkaia) y Bilbao.

Según el crítico Christophe Foltzer ‘Un Otoño Sin Berlín’ sorprende desde el primer momento. Durante su paso por el Festival de Nuevos Realizadores escribió el siguiente artículo:

‘Después de haber abandonado su pueblo natal para vivir en el extranjero durante algunos años, June vuelve sin avisar. Se enfrenta a lo que dejó tras ella, a las personas que han cambiado y a los proyectos fracasados, especialmente a un viaje a Berlín con su antiguo novio. Pero ¿se puede retomar el curso de la vida después de tal separación?

Mágica y envolvente, UN OTOÑO SIN BERLÍN sorprenderá de entrada por su formato y el misterio que se extrae en los primeros minutos del filme. Rodado en un 4:3 alternativamente asfixiante como poético, el film no se avergüenza de una exposición digamos clásica de su apuesta y de sus personajes, y pide que recojamos nosotros mismos los trozos de su pasado. Una gesta audaz y arriesgada que la joven directora Lara Izagirre consigue de maravilla, al tiempo de situar su ambiente, para destacar mejor los elementos de este pasado doloroso.

irene-escolar-peli-otoño-sin-berlin

Film melancólico que convoca también tanto las tinieblas del aislamiento y de la enfermedad en sí (literalmente), como los instantes luminosos de una existencia desencantada, UN OTOÑO SIN BERLÍN, sin embargo, no versa nunca sobre el “pathos” y evita con brío la descripción tediosa de los estados de ánimo de los personajes. El mérito revierte evidentemente en la directora que deja respirar su historia al ritmo de los sentimientos de sus personaje, más interesada por las cuestiones emocionales y la sensibilidad humana que por un auténtico “estudio del caso”.

Se extrae entonces una poesia que se encuentra raramente en un primer film y que toca el corazón. Los momentos verdaderamente emotivos funcionan de maravilla en esta galería de personajes golpeados por la vida, los sufrimientos y que han preferido la huída/fuga (a otra parte o por dentro) respiran autenticidad y son siempre tratados con mucha inteligencia y fineza.

El mérito recae igualmente en el cásting, todos también perfectos tanto los unos como los otros, y en particular Irene Escolar, magnética June, que explota en cada plano en el que aparece. Estaríamos tentados de decir que ella sola acarrea el film a sus espaldas, pero sería olvidar la excelente interpretación de sus compañeros de juego.

Conmovedora, triste, alegre y emotiva, UN OTOÑO SIN BERLÍN es un condensado de vida donde los gestos y las pequeñas atenciones son igual de importantes que los grandes acontecimientos. Como en la realidad por tanto, lo importante está en lo no-dicho y, en este aspecto, el fenomenal plano final permanecerá largo tiempo en la memoria, porque condensa toda su problemática y nos permite sentir un personaje en lo más profundo de sus carnes. Lo que no ocurre a menudo.’

Podéis leer la crítica en versión original aquí: Un otoño sin Berlín : La critique espagnole.

San Juan De Luz 2